Translation of Light / Ruhama Veltfort

About the Author
echapbook.com

POEMS
Opening
Sandscape
Shrapnel
Lost Child
Brooklyn, 1963
La Sirena
Zhikr
Susan, Number Four

Early Bird Sutra
Why the Boddhisattva Came
   to Battery Street: 7:55 AM

The Lightning-Struck Tower
The Well
Why Monks Are Fat
Retreat
Meada in Two Worlds

Looking at the Vault
   of Heaven

Translations from the Spanish:
Song of the Lovers
Dark Night: Climbing
   Mount Carmel

Flame

 

 

Canciones entre el alma y el esposo

de San Juan de la Cruz
 

Back to English translation
 

Esposa

            ¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti clamando, y eras ido.
                       
            Pastores, los que fuerdes
allá por las majadas al otero,
si por ventura vierdes
aquel que yo más quiero,
decilde que adolezco, peno y muero.

             Buscando mis amores,
iré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras.

 
                       
Ppregunta a las creaturas
                       
            ¡Oh bosques y espesuras,
plantadas por la mano del Amado!
¡Oh prado de verduras,
de flores esmaltado!,
decid si por vosotros ha pasado.

 
                       
Repuesta de las criaturas
                       
            Mil gracias derramando,
pasó por estos sotos con presura,
y, yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura.

 
                       
Esposa
                       
            ¡Ay, quién podrá sanarme!
Acaba de entregarte ya de vero;
no quieras enviarme
de hoy más ya mensajero,
que no saben decirme lo que quiero.
                       
            Y todos cuantos vagan
de ti me van mil gracias refiriendo,
y todos más me llagan,
y déjame muriendo
un no sé qué que quedan balbuciendo.
                       
            Mas, ¿cómo perseveras,
¡oh vida!, no viviendo donde vives,
y haciendo porque mueras
las flechas que recibes,
de lo que del Amado en ti concibes?
                       
            ¿Por qué, pues has llagado
aqueste corazón, no le sanaste?
Y, pues me le has robado,
¿por qué así le dejaste
y no tomas el robo que robaste?

            Apaga mis enojos,
pues que ninguno basta a deshacellos,
y véante mis ojos,
pues eres lumbre dellos
y sólo para ti quiero tenellos.
           
            ¡Oh cristalina fuente,
si en esos tus semblantes plateados
formases de repente
los ojos deseados,
que tengo en mis entrañas dibujados!
           
            ¡Apártalos, Amado,
que voy de vuelo!

 

Back to English translation

   

NEXT POEM >>   

Back to top